divendres, 20 de maig de 2011

'Flores de verano', Tamiki Hara

Flores de verano
Tamiki Hara
Editorial Impedimenta
1ª edición, abril de 2011
Trad. de Yoko Ogihara y Fernando Cordobés
Género: Relatos
136 páginas
ISBN: 9788415130079


Parece mentira que, casi setenta años después de la bomba de Hiroshima todavía sigan impresionándonos y conmoviéndonos relatos escritos en aquella época sobre aquellos días, como si no supiéramos nada de lo ocurrido. Y eso es precisamente lo que sucede cuando uno lee Flores de verano de Tamiki Hara. Una trilogía de relatos con la que Impedimenta vuelve a apostar, y con acierto, por la publicación de un autor japonés desconocido en nuestro país y que difícilmente iba a llegar a nuestras manos de otro modo.

Tamiki Hara forma parte de ese grupo de narradores que configuró un subgénero literario -Genbaku bungako- formado por supervivientes de la atómica y por algunos que, si bien no la vivieron en primera persona, sí que tuvieron contacto directo con la situación. Así, Flores de verano es la narración de esa experiencia desgarradora vivida en primera persona por el autor nacido en Hiroshima. Un hombre que no fue capaz de superar esta experiencia y que acabó suicidándose diez años después, convencido de que el ser humano nunca cambiaría. Tres relatos cortos, ordenados cronológicamente para mejor comprensión del lector occidental, cuya reflexión final nos transmite el aprendizaje de cómo una estrategia militar acaba por convertirse en una tragedia individual, pero también cómo ese agosto de 1945 supondrá un antes y un después para siempre en la vida no sólo de los cientos de miles de hombres, mujeres y niños japoneses que sufrieron el bombardeo, sino también de toda la humanidad.

En el primer relato, Preludio a la aniquilación, el más extenso de los tres, Tamiki Hara nos explica la vida en Hiroshima antes de la bomba; los aviones americanos, las alertas… El segundo, Flores de verano, se centra en el mismo bombardeo de Hiroshima: "Nos sorprendió ver que todo se había volatilizado y que, sin embargo, no había rastros de cráteres", a partir de ahí la desolación, los cadáveres, los muertos vivientes. El tercero, De las ruinas, nos describe la situación de desamparo posterior, la huida, las consecuencias de las lluvias, de la comida contaminada, de los efectos de la radiación que, en muchos casos, fue casi peor que la propia muerte y la rendición final de Japón.

Nichiyobi


_____________________________________________________

A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, quizá te interesen estos otros)



(Clicka sobre las portadas para leer las reseñas)

1 comentari:

José Antonio Castro ha dit...

Muy buena pinta. Desde luego Impedimenta no suele defraudar...