dijous, 28 d’abril de 2011

'Tarde, mal y nunca', Carlos Zanón

Tarde, mal y nunca
Carlos Zanón
Editorial RBA
1ª edición, enero de 2011
Género: Novela negra
221 páginas
ISBN: 9788498678949

Que una editorial como RBA, que tiene una de las mejores colecciones de novela negra en España (probablemente la mejor), se fije en una obra ya publicada con la intención de reeditarla, ya supone un aliciente para acercarse a ella. Carlos Zanón no es el único autor que ve recuperada una novela bajo este sello (entre otros, se encuentra Daniel Vázquez Sallés con Flores negra para Michael Roddick). Tarde, mal y nunca (publicada en 2009 por editorial Saymon) presenta a dos personajes, Epi y Tanveer Hussein, que son unos Don Nadie. Juntos comparten sexo esporádico con prostitutas en la furgoneta de reparto del primero, alcohol y drogas. Pero Tanveer le quitó la novia a Epi y eso no se lo perdonará nunca.

Zanón hace que la acción se suceda de forma acelerada, casi sin dejar tregua al lector, y la concentra en menos de 24 horas, desde el momento en que Epi asesina, a sangre fría, a martillazos, en el lavabo de un bar, a su amigo Tanveer. A partir de ahí conoceremos la verdadera historia de los personajes de esta tragedia llena de violencia, sexo y drogas. Zanón retrata a la perfección los bajos fondos de Barcelona, la parte de la ciudad que no aparece en las guías turísticas pero que está ahí y todos la conocemos.

La búsqueda que inicia Alex para encontrar a su hermano Epi, con la policía siguiéndole los talones mientras ellos también intentan dar con su paradero, sume a la novela en un torbellino de emociones e inquietudes difíciles de concretar: simplemente uno se deja llevar por la lectura esperando saber más. Sucede todo tan rápido que los personajes casi no tienen tiempo para pensar en las consecuencias de sus actos, siempre bordeando los límites de la legalidad. Pequeñas referencias a La naranja mecánica salpican el relato por parte de Tanveer Hussein, alguien que utiliza la violencia como si de una droga más se tratase, ya sea contra una inocente prostituta embarazada o con su guapa y admirada novia.

Zanón utiliza un lenguaje muy de la calle, coloquial, tanto para los diálogos como para la propia narración (aunque sin caer en la tentación de pretender formar parte del relato), lo que otorga más realismo a la novela. Tarde, mal y nunca es de esas historias negras que te mantenien tan atento que, al término de la lectura, dejan la sensación de echar de menos más páginas para seguir disfrutando de la trama. El corazón de la novela, no obstante, es una declaración de amor, un soplo de humanidad procedente del ardiente infierno. No hay que dejar escapar este libro.

Salva G.


_____________________________________________________

A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, quizá te interesen estos otros)


(Clicka sobre las portadas para leer las reseñas)