dijous, 31 de març de 2011

'El gran reloj', Kenneth Fearing

El gran reloj
Kenneth Fearing
RBA Editores
1ª edición, 2011
Trad. de Fernando G. Corugedo
Género: Novela negra
188 páginas
ISBN: 9788498678840


Kenneth Fearing es uno de esos escritores que merece la pena ser rescatado del olvido de vez en cuando. Este autor estadounidense siempre ha pasado desapercibido en nuestro país, a pesar de haber sido muy alabado por la crítica norteamericana en el género policiaco. El gran reloj, de 1949, fue llevada a la gran pantalla por John Farrow bajo el título de El reloj asesino y es quizás esta la referencia por la que es más conocido Fearing. Por si había alguna duda, el libro, una vez más, le gana la partida sobradamente al largometraje, protagonizado por Ray Milland, Charles Laughton y Maureen O'Sullivan.

George Stroud, un brillante editor de una revista de un gran grupo editorial vive la vida rodeado de todos los placeres que le brinda su posición. Un padre de familia orgulloso, buen padre, buen marido, buen jefe y mejor subordinado. Pero también disfruta de los placeres del riesgo: el alcohol y las mujeres son sus más apreciados vicios, los cuales retoma después de unos meses de redención forzosa. Es por culpa de sus licencias amorosas por lo que se verá envuelto en un suceso escabroso que le mantendrá en jaque durante unos días: el asesinato de la atractiva amante de su jefe, con la cual él mantuvo un encuentro momentos antes de que ocurriera el homicidio. Su futuro girará en torno a cómo resuelva el trabajo que le han encargado sus superiores, que no es otro que el de buscar al enigmático hombre con el cual fue vista por última vez la asesinada. Lo que es lo mismo, encontrarse a sí mismo.

Escrita de manera magistral, la novela está narrada en primera persona por diferentes personajes, voces que se encuentran en el trascurso de los hechos y que hacen que sea el lector el único que tenga las respuestas. Durante prácticamente toda la historia se percibe una opresiva tensión que hace aumentar el interés por llegar al desenlace, a la guarda de una verdadera tragedia. Como dice la contraportada, los actores de este drama solo “descubrirán que el mecanismo de ese gran reloj que marca sus destinos avanza inexorablemente y nadie puede hacer nada para detenerlo”. Nadie ni nada puede cambiar lo que está escrito.

M. Villanova

_____________________________________________________

A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, quizá te interesen estos otros)



(Clicka sobre las portadas para leer las reseñas)