divendres, 11 de febrer de 2011

'Dicen que estás muerta', María Zaragoza

Dicen que estás muerta
María Zaragoza
Editorial Algaida
1ª edición, 2010
Género: Thriller / Novela
448 páginas
ISBN: 9788598774801

Lo reconozco. No fue hasta bien entrada la novela, cuando por fin entendí el juego que me estaba proponiendo María Zaragoza con Dicen que estás muerta. Pensaba que me iba a llevar por un camino y me salió por otro. Pero vayamos primero al argumento: un día cualquiera, en Madrid, aparece el cadáver de una joven asesinada mediante una puñalada con un cuchillo de mesa de un restaurante chino. Nadie sabe quién ha podido acabar con ella, pero más importante será averiguar quién es exactamente esa mujer que ha aparecido muerta en las calles de la capital.

Dicen que estás muerta, Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla, nos explica cómo alguien, en este caso la mujer fallecida pudo cambiar la vida de aquellos que la rodeaban, ya fuesen amigos, conocidos, antiguos amantes o gente que la encontró por casualidad. De hecho, esos encuentros fortuitos son aquí importantes, y es que el azar ocupa un lugar privilegiado en la novela. Perfectamente estructurada, la obra se divide en capítulos que son como piezas de un puzzle: están en la posición exacta, todo está medido al milímetro y funcionando como el mecanismo de un reloj.

La gran cantidad de personajes que aparecen hacen de la novela una obra absolutamente coral donde cada uno de ellos tiene su momento de protagonismo. Entre los que aparecen, está Pedro, tío de Paula, novia esta del gigante Sansprénom, aunque él en su fuero interno siga enamorado de Marga. Es amigo de Didier, homosexual que solo busca sexo rápido y sin ningún tipo de relación más allá de una noche. También está Arturo Aguirre, un incorregible pijo de la zona bien de Madrid que tiene todo y más, que es el último novio conocido de la muerta; Rosa, un viejo amor de adolescencia del inglés Arthur, que años después aún la sigue teniendo en un altar como si fuera su propia musa, aunque ella viva hoy día con Sibila, una argentina que en su juventud había girado por el mundo tocando el violín, mientras Arthur recitaba su poesía.

Retomando el hilo del principio, a muchos lectores les podría ocurrir como a mí , que podrían tardar en darse cuenta de que lo realmente importante no es encontrar al criminal, ya que no estamos ante una novela negra al uso. Este dato no es algo que ninguno de los personajes necesite saber, por mucho que tres de ellos lo intenten al más puro estilo Sherlock Holmes. Lo verdaderamente central en Dicen que estás muerta es comprobar cómo cambia una vida después de un asesinato. La acción se desarrolla en Madrid, pero podría ser cualquier otra ciudad, porque este thriller psicológico hace que nosotros mismos nos planteemos que, sea en la ciudad que sea, podríamos ser los protagonistas de esta historia y eso es lo que más miedo da de la novela.

Salva G.


_______________________________________________________

A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, puede que te interese este otro)



(Clicka en la portada para leer la reseña)