dimarts, 8 de febrer de 2011

'Diarios de bicicleta', David Byrne

Diarios de bicicleta
David Byrne
Editorial Reservoir Books (Mondadori)
Traducción de Marc Viaplana
1ª edición, noviembre de 2010
Género: Memorias / Viajes
367 páginas
ISBN: 9788439723271

Además de músico, David Byrne (Dumbarton, Escocia, 1952) es un aficionado al ciclismo y a los largos paseos en bicicleta por las ciudades que visita con motivo de sus conciertos o grabaciones. Nueva York, ciudad donde reside, es, sin ir más lejos, testigo de sus rondas ciclistas desde hace años. Ese espíritu, más curioso que deportivo, es el que refleja su libro, Darios de bicicleta, donde recoge sus pensamientos acerca de algunas de las ciudades que ha recorrido sobre los pedales: Berlín, Estambul, Buenos Aires, Manila, Sidney, Londres, San Francisco y Nueva York.

Byrne tiene un estilo de escritura cercano, dejando atrás los formalismos, provocando que desde el primer momento sintamos que estamos manteniendo una conversación con un amigo de toda la vida (aunque en el fondo el libro sea un largo monólogo). A través de esta manera de narrar, el autor acerca a nuestros ojos todas esas ciudades que ha visitado con sus peculiarides y nos cuenta pequeños detalles personales de su día a día, como que se hizo instalar una pequeña ducha en su oficina por si llegaba al trabajo sudado después de su paseo en bicicleta.

Con Diarios de bicicleta, el líder de la desaparecida banda Talking Heads defiende la vida sana en la ciudad promocionando del ciclismo urbano e incluso diseñando pequeños aparcabicis con diferentes formas para distintos lugares de Nueva York (el mejor es el símbolo del dólar para Wall Street). Aunque el título nos recuerda, inevitablemente, a los Diarios de motocicleta del Che Guevara (y, de hecho, ambos muestran hábitos de vida vistos desde las dos ruedas) el libro de Byrne también remite a De qué hablo cuando hablo de correr, el volumen de "memorias deportivas" (llamémoslo así) de Haruki Murakami. El escritor japonés nunca olvida las zapatillas cuando viaja por el mundo para presentar sus novelas y Byrne hace lo propio con su bicicleta portátil. Nadie dirá que cultura y deporte no pueden ir de la mano.

Salva G.


_______________________________________________________

A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, quizá te interesen estos otros)



(Clicka sobre las portadas para leer las reseñas)