divendres, 31 de desembre de 2010

'Los últimos días de la humanidad', Karl Kraus

Los últimos días de la humanidad
Karl Kraus
Editorial Hiru
1ª edición, 2010
Traducción de Adan Kovacsics
Género: Teatro
349 páginas
ISBN: 9788496584396


¿Imaginan un crisol de voces hablando todas a la vez en un intento por justificar lo injustificable?, ¿intentando convencerse y convencer de lo absurdo de una guerra? Desde la prensa de guerra más artificial y sui géneris, hasta las arengas de los poderosos al pueblo llano, pasando por las órdenes que los oficiales al mando de la tropa dan en la retaguardia o entreviendo en el silencio el lamento de unas víctimas ignorantes de su fatalidad, desde ese entresijo de voces, Kraus es capaz de hacernos reír y llorar al mismo tiempo, hacer que reflexionemos con un humor triste y operístico acerca de la irrealidad del individuo dentro de una sociedad apasionada y envilecida. Es realmente asombroso el cariz profético de la obra, ya que el autor muestra con perfecta lucidez el alumbramiento de "la era de la masacre", y del nazismo, mucho antes de que existiera…

Karl Kraus (Austria, 1874-1936) terminó de escribir Los últimos días de la humanidad en 1922, después de estar ocupado en su creación durante casi toda la Primera Guerra Mundial. No hay duda de que nos encontramos ante una obra de teatro irrepresentable hoy día, y en cierta manera también impresentable a ojos de su generación por el valor crítico, cínico e incluso sádico que manifiesta. Quizá la intención de Kraus fue cambiando a lo largo de su creación, pero es indudable que, al igual que todos los estilos literarios que cultivó el maestro austriaco durante su vida quedan plasmados en esta obra de teatro, la autoridad fulminante que despierta su personalidad está tallada a golpes de despropósitos en cada uno de los diálogos, de sus muchos personajes. Se muestra en el libro, al igual que en vida lo hizo con quien le apoyó, inflexible y parcial con el que cree desventurado y débil, pero no hace del humilde un mojigato… más bien lo ensalza en la desidia de la más pura tiranía.

Dicen algunos que leer es un vicio que arruina a la imaginación. Lo decían aquellos grandes locos a los que les gustaba dar de tortas a todo el que no pensara como ellos, aquellos que tenían la ridícula manía de convencer a base de mamporros o vejaciones. Los últimos días de la humanidad es un “rosario” literario al que aferrarse cuando deseemos reírnos de la naturaleza bobalicona e inocente del ser humano, la nuestra, y así escapar de la mediocridad y la miseria intelectual que muchas veces adorna nuestra cotidianidad.

M. Villanova