dimecres, 29 de desembre de 2010

Entrevista con María Dueñas, autora de 'El tiempo entre costuras'

No podíamos cerrar el año sin entrevistar a una de las autoras protagonistas de este 2010: María Dueñas, que ha arrasado con El tiempo entre costuras, publicada en 2009 (Temas de Hoy), pero cuyo éxito se pasea todavía cómodamente por este año que ya se acaba y, sin lugar a dudas, ocupará buena parte del 2011. Su novela, publicada también en catalán en Columna, ha vendido ya más de medio millón de ejemplares y todo gracias al fenómeno que nunca falla: el boca a oreja.


"Durante la II Guerra Mundial, España vivió un juego de espionaje y persecuciones que ahora está muy olvidado"


Xavier Borrell. Barcelona / Foto cedida por Temas de Hoy

No voy a poder evitar hacerle un comentario, así que lo lanzo ya: es usted la primera escritora que entrevisto cuyo libro se puede comprar en gasolineras.

Sí (ríe), eso me han dicho. Me parece magnífico, se ha ido haciendo una bola de nieve poco a poco con la novela y eso que el lanzamiento coincidió con la tercera entrega de Millenium de Stieg Larsson, pero el boca a oreja ha funcionado con mucho éxito.

¿Cómo se pasa de escribir ensayos a publicar una de las novelas del año?

La verdad es que ha sido una decisión un poco tardía la de escribir novela, yo no soy una escritora que tenga cosas guardadas en un cajón para sacar. Me dedico al mundo de la universidad dando clases en la especialidad de Filología Inglesa, y es cierto que he publicado algunas cosas relacionadas con esto. Pero sí que tenía en la cabeza los mimbres de esta novela y coincidió con un periodo de mi vida que me pude dedicar a escribir con tranquilidad y que me apetecía.

Ha explicado en alguna ocasión que su madre vivió en el protectorado español de Marruecos. Debe ser como haber vivido en un territorio fantasma o algo así...


Para mí era lo más normal, toda la vida he oído hablar de ello. La gente me pregunta si mi madre es marroquí y yo les contesto “no, es española”. "¿Pero entonces nació en Marruecos? ¿Cómo es eso?", dicen. Ahí me di cuenta de que la gente desconocía la vida que hubo allí. Y no sólo vida militar, también vida civil, nadie se acordaba de que España estuvo 44 años en Marruecos. Mi abuelo por ejemplo era funcionario civil, por eso quise recuperar ese escenario porque me parecía un contexto muy evocador y muy injustamente olvidado.

¿Era el Madrid de final de la guerra el centro del mundo en lo que a espionaje se refiere, ingleses y alemanes persiguiéndose como el gato y el ratón?


Claro, es que tenemos la idea de que España no participó en la Segunda Guerra Mundial porque no hubo batallas ni frentes en territorio español, pero periféricamente estuvo muy presente. Sobre todo porque tenemos puertos que dan al Mediterráneo por Gibraltar o porque tenemos muchos que dan al Atlántico. Entonces eso generó un juego de persecuciones y espionaje muy interesante, pero muy olvidado también.

¿En quien se inspiró para el personaje de Sira, una costurera espía?

Fue lo último que se me ocurrió. Yo parto de construir el escenario, luego me documento sobre el protectorado, puesto que yo sólo sabía las cosas costumbristas. Entonces descubrí personajes históricos muy interesantes, pero yo quería escribir ficción, por eso creé una Sira, una mujer que dentro de un mundo de privación de libertades para las mujeres, intentaría tirar adelante con libertad. Por eso la mejor manera de que pudiera moverse con habilidad creí que fuera a través de la alta costura.

¿No temía que le criticaran por hacer cercanos a personajes del bando nacional como Serrano Suñer?

No he recibido ni la más mínima crítica por ello, quizá porque he intentado ser muy rigurosa en este sentido. Suñer o Beigbeder son como ángeles caídos del franquismo. ¡Ojo!, no eran santos (ríe), pero me resultaba curioso agregarlos a la historia por ser personajes diferentes a lo habitual en estos regímenes totalitaristas.

¿Y qué loe atrajo de Juan Luis Beigbeder?

Cuando empecé a investigar sobre los altos comisarios del protectorado, di con él y su amante Rosalinda Fox. Me parecieron dos personas fascinantes, el hecho de que este señor se pusiera el mundo por montera y se hiciera defensor de los ingleses en el principio de la dictadura, sea por amor o por convicción, me pareció fascinante.

A pesar de la pobreza de la posguerra, había un mundo glamouroso que vivía aparte en escenario como el Embassy o el Casino de Madrid, ¿no?


Estamos acostumbrados a ver un Madrid de la posguerra lleno de tristeza y pobreza en un noventa y nueve por ciento, pero había un uno por ciento que vivía en un mundo de glamour y de riqueza fascinante en el que Sira se introduce para llevar a cabo su misión.

Hay muchos lectores que consideran El tiempo entre costuras el mejor del año, aunque se publicara en 2009...

Ha ido muy bien desde el principio, el año pasado terminó con unos 50.000 libros vendidos, pero este año ya van por los 600.000. Estoy muy agradecida y encantada.

Hemos oído que se va a hacer una miniserie del libro.

Efectivamente, Antena 3 tiene la intención de hacer una serie de once capítulos. Ahora están buscando escenarios y haciendo el casting de actores. Creo que se emitirá en otoño del 2011.

Lee nuestra reseña de la novela



(Clicka sobre las portadas para acceder)

_______________________________________

En castellano / En catalán