dimarts, 30 de novembre de 2010

'Música del desierto', William Carlos Williams

Música del desierto
William Carlos Williams
Editorial Lumen
1ª edición, 2010
Trad. de Juan Antonio Montiel
Género: Poesía
143 páginas

ISBN: 9788426417817

La poesía de William Carlos Williams (Rutherford, USA, 1883 – 1963) tiene la peculiar característica de estar inmersa siempre en una gran expresividad, adornada por la fatalidad de unos versos tremendamente sencillos. La figura del poeta se difumina entre las palabras, se convierte en un “retratador” que busca plasmar imágenes concisas en una historia cotidiana. La música del desierto no es una excepción al modernismo de su obra, donde la “estrategia” poética creada por él, “el pie variable”, no sólo está reflejado, sino que está magnificado por los tintes autobiográficos que tienen la mayoría de los poemas.

Son versos reales, gritan esperanza, pero a la vez manifiestan un falso optimismo que aumenta a medida que se avanza en la lectura. Quizá sea una impresión mía, pero los versos adquieren vida en la mente, y se acoplan en el lugar oportuno de nuestra vida, como si fueran una banda sonora contagiosa, pero a ritmo de un rap pegadizo y “molón”...

Interesante prólogo de Juan Antonio Montiel sobre el autor y su obra, una gran ayuda para quien no tenga demasiadas referencias sobre el poeta norteamericano, pero que priva de alguna manera al “principiante” en Williams de la sorpresa de descubrir la magia en la genialidad de su poesía, y sobre todo de su peculiar métrica. Después de leído el poemario, aconsejaría a otros que quisieran leerlo que lo hicieran al revés, es decir, que empezaran leyendo el último poema y terminaran con el prólogo, sería una manera muy interesante de ver cómo, hasta qué punto, el concepto de poesía puede ser tan variado, rico y esclarecedor para un mismo lector así se esté o no condicionado por otra opinión previa.

Elijo como fin de nuestro paseo por La música del desierto, el principio del mismo… Como siempre digo, disfruten:

EL DESCENSO

El descenso nos llama
como nos llamaba el ascenso.
La memoria es una especie
de consumación
una suerte de renovación,
incluso
de inicio, pues los espacios que abre son lugares nuevos
habitados por hordas
de especies
hasta entonces impensadas; (…)

M. Villanova




_______________________________________________________

A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, quizá te interesen estos otros)



(Clicka sobre las portadas para leer más)