dimarts, 26 d’octubre de 2010

'Un adúltero americano', Jed Mercurio

Un adúltero americano
Jed Mercurio
Editorial Anagrama
1ª edición, 2010
Género: Novela
364 páginas
ISBN 9788433975423


En los tres años que John Fitzgerald Kennedy estuvo en la Casablanca se sucedieron muchos acontecimientos importantes que afectaron al transcurso de la Guerra Fría. Sólo llegar al Despacho Oval, JFK se encontró que su anterior inquilino, Dwight D. Eisenhower, le había montado un ataque a Cuba en la Bahía de Cochinos en la que oficialmente el gobierno no tomaría parte, pero en la que estaban metidos hasta el cuello con el beneplácito de la oposición cubana en Miami. Aquello fue un fracaso total que marcó su presidencia desde un principio, pero sólo un aviso de lo que le vendría después.

La crisis de los misiles de Cuba, los movimientos por los derechos sociales, el principio de la carrera espacial, la construcción del Muro de Berlín o el inicio de la Guerra de Vietnam fueron tensiones difíciles de soportar para su frágil organismo. La población de los Estados Unidos le veía como al icono del hombre americano joven y saludable, pero lo cierto es que las heridas sufridas en la Segunda Guerra Mundial y la enfermedad de Addison le obligaban a tomar una gran cantidad de hormonas y medicamentos, a hacer gimnasia de recuperación todas las noches y a llevar una faja para la espalda.

Sin embargo este tratamiento no le dejaba satisfecho en su totalidad, necesitaba algo más. Siempre había sido un mujeriego empedernido y no pudo resistirse a las delicias sexuales que podían ofrecerle las jóvenes becarias que pululaban por el Ala Oeste de la Casa Blanca. No tenía remordimientos en alternar estas relaciones con Marilyn Monroe con total normalidad, a espaldas de la Primera Dama (que no sospechaba nada o no quería hacerlo). De ese modo, JFK se aprovechaba de la educación que las jovencitas habían recibido de sus madres, consistente en ser proclives a acostarse con hombres mayores que ellas para subir en el escalafón de la política.

La biografía del popular presidente americano, tanto por las circunstancias que le hicieron subir al poder como por los hechos que se sucedieron durante su mandato, es apasionante. El autor la ha escrito recreándose en el "rumor" más que conocido de que se acostaba con las secretarias de su gabinete, certificado después en libros escritos por quienes estuvieron a su lado. Aunque Un adúltero americano está planteado en clave de ficción, en realidad se trata más bien de una biografía de Kennedy algo sosa. El problema es que se dedican demasiadas páginas a hablar de determinadas facetas de JFK que, grosso modo, ya se conocían y lo que podía resultar más interesante, como la muerte de Marilyn Monroe, ni siquiera aparece en la novela. Si el lector no sabe nada de la vida de Kennedy, ésta es una buena oportunidad de adentrarse en su personalidad, pero para los lectores avanzados en este tema, en Un adúltero americano sólo encontrará cuatro anécdotas nuevas y una excelente prosa, eso sí.

Xavier Borrell