diumenge, 17 d’octubre de 2010

'Mientras tanto dame la mano / Mentrestant agafa'm la mà', Kirmen Uribe

Mientras tanto dame la mano
Mentrestant agafa'm la mà
Kirmen Uribe
Visor Libros / Proa
1ª ed., 2008 (cast.) / 1ª ed., 2010 (cat.)
Género: Poesía
156 pgs (cast.) / 192 pgs (cat.)
ISBN: 9788475225487 (cast.)
ISBN: 9788482569468 (cat.)

He de decir que he leído este poemario con muchísima expectación, dado que desde que Uribe ganó el Premio Nacional de Narrativa en 2009 por su novela Bilbao-New York-Bilbao, su faceta de poeta parece empezarse a conocer ahora fuera del País Vasco. Editorial Proa acaba de publicar una edición bilingüe euskera/catalán de Mentrestant agafa'm la mà, poemario que en 2008 tradujo al castellano Visor (Mientras tanto dame la mano).

Dicho esto, lo primero que quiero comentar es que nunca me han gustado los poemarios que empiezan con una introducción por parte del poeta sobre la realidad de la poesía, y menos cuando se hace con la intención de justificar el sentido de ser poeta (esto ocurre sólo en la edición de Visor). A mi entender un poeta nunca sabe qué sentido tiene la poesía; al hacerlo, ésta deja de ser sorprendente. Es la humilde opinión del que suscribe esta reseña.

Uribe nos dice que “un poema es ritmo, es estructura, pero sobre todo es sentido. Un poema siempre trasmite al lector algo nuevo…” Yo, como lector de poesía, devorador de muchos versos, tengo la deplorable manía de gustarme en lo que leo y me gusta, y de no hacerlo en lo que no me gusta. Aquí no estoy hablando de calidad literaria, no soy el más indicado en hacerlo, estoy hablando de las sensaciones y de lo que me trasmite un poemario.

Traducido del vasco, Mientras tanto dame la mano (Mentrestant agafa'm la mà) es una síntesis de lo rural en lo frecuente, un continuo boceto sobre la cotidianeidad y lo simple. Los sentimientos adquieren el cariz de lo normal, y se profundiza en lo más íntimo de la tierra, lo más sutil de los momentos tiernos de la vida. Demasiados poemas terminan en los últimos versos, dejando el resto de la creación en paja inservible. No sé si es rebeldía o si es genialidad, pero lo complejo se hace simple, demasiado simple. De todos los poemas que componen este libro, el que más me ha llenado como “oidor” de versos, ha sido el primero, el que introduce a la obra: El río,… me parece el más cercano a lo que pretendía el autor con este libro.

No puedo decir que esta obra me haya encantado, pero tampoco puedo decir que sea un mal poemario. Todos los premios son merecidos. Como casi siempre hago, os dejo un pedacito del libro para que podáis ir haciendo boca. Disfrútenlo:

Accidente

Entre los dos sentidos de la autopista,
un paso de hierba. En él, unas cuantas vacas.
Habrán cruzado la valla y la carretera, y se han refugiado allí.
Estás atrapadas, cabecean nerviosas.
Es de noche en el hemisferio de sus ojos.

* * * * * * * * * * *

Accident de cotxe

Enmig de l'autopista, una llenca estreta de gespa.
A la gespa, unes vaques.
Han travessat la barana i la calçada i s'hi han refugiat.
Atrapades, mouen el cap amb neguit.
És de nit als hemisferis dels seus ulls.


M. Villanova


En castellano / En catalán
__________________________
_____________________________


A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, quizá te interesen estos otros)



(Clicka sobre las portadas para leer más)

2 comentaris:

Anònim ha dit...

Este poemario está sobrevalorado. Mucho mejor la prosa.

Ruth.

Alfredo Costa ha dit...

Mediocre... Este libro tuvo una cobertura mediática con medias verdades, como refleja la contratapa. Reseñado en la prensa nacional como el gran descubrimiento. Puro humo. Nada.
Se veía venir el premio nacional u otro de igual resonncia desde hacía muchos meses.
Este es un caso especial. El libro no vale lo que pretenden, no es importante. No merece siquiera un análisis profundo. Ni siquiera uno superficial. Lo que sí sería digno de referir es todo el eco mediático que tuvo, y más el decontrolado aura que algunos pretenden darle a su poemario. Allí está, por desgracia, toda su poesía.

Como valoración de este libro yo le daría uno sobre 10 posibles (y quizás esté siendo generoso)

“Las heridas de las peras golpeadas no se pueden cerrar.” manda narices.