dimecres, 20 d’octubre de 2010

Entrevista con John Verdon, autor de 'Sé lo que estás pensando'


Tiene 68 años, es un publicista jubilado y para matar el tiempo decidió dar rienda suelta a su afición: escribir. Quería sorprender a su esposa, pero la situación se le fue de las manos y ahora ese experimento literario ha sido traducido en 24 lenguas y es uno de los fenómenos de la temporada en España. Sé lo que estás pensando (Roca Editorial en castellano y Proa en catalán) relata la historia de un hombre que recibe un sobre cerrado acompañado de una carta que le invita a pensar un número al azar. Al abrir el sobre, descubre que el número que había pensado es el mismo que está escrito en el interior. A partir de ahí el hombre se verá envuelto en una trama con intento de asesinato, por lo que pedirá ayuda a David Gurney, un policía retirado de Nueva York experto en resolver casos de asesinos en serie.


"Sé lo que estás pensando será una trilogía"


Xavier Borrell. Barcelona / Foto: Félix O.P.


¿Qué fue lo que le llevó a empezar a escribir a los 68 años?


Cuando era joven empecé a escribir por afición, pero tuve que dejarlo debido a que comencé a trabajar en el departamento de copyright de las agencias de publicidad. Finalmente cuando me retiré, como era muy aficionado a los thrillers y las novelas policíacas, decidí probar a ver si era capaz de escribir una novela de intriga ahora que tenía tiempo, pero lo único que pretendía era que le gustara a mi esposa y posteriormente a mis hijos.

El hecho de que alguien sepa lo que hay en nuestra mente crea una sensación terrible, un buen gancho para una novela...

Efectivamente había unos cuantos ganchos que tenía pensados antes de empezar la novela y ése era uno de ellos, pero lo que más terrible veía era el hecho de que alguien supiera cosas de ti que sólo se pueden saber si tienen acceso a tus pensamientos. Siempre he considerado también interesante la imagen de unas huellas que se alejan y llega un momento que desaparecen. Posteriormente salieron los personajes de mi cabeza y me pregunté ¿quién sería el vulnerable?, ¿quién el asesino?, ¿qué papel tendría cada uno? Después la historia fue cogiendo forma por sí sola hasta llegar a su final.

Aunque la novela cogiera forma por sí sola, tanto giro en la trama necesitaba un trabajo de cálculo potente antes de ponerse a escribir...

Casi todos los giros vinieron conforme escribía la novela, inicialmente sólo tenía previsto que hubiera un asesinato, los otros surgieron posteriormente. Lo que iba sucediendo hacía que la novela se complicara más y tuviera que hacer más giros para cerrarla.

He leído que hay muchas similitudes entre usted y David Gurney, el protagonista. ¿No soñaba con que su historia se volvía real?

Yo controlo la vida de Gurney así que no tenía esa sensación (ríe). Efectivamente, hay muchas similitudes entre él y yo, sin embargo he escrito otra novela más de este personaje y no sé que va a ocurrir con mi vida a partir de ahora. De todos modos lo que más nos diferencia es que yo soy más feliz que él y mi esposa más dulce que Madeleine, por eso yo tengo más posibilidades de tener un final feliz en mi vida (ríe).

¿El hecho de haber sido un profesional de la publicidad le ayudó a adelantarse al público para saber cómo armar un buen best seller?

No sé si me ayuda saber lo que ellos quieren, pero si sé que tienen mucho interés y que generan mucha audiencia las novelas como ésta. Recuerdo a muchos amigos que cuando empezaban a escribir sólo querían expresar lo que pensaban sin pensar en su público. Yo pienso que es más importante que haya una comunicación con el lector y el autor, acepto que la gente me sugiera sus comentarios y sus cambios, así como las consideraciones de los editores.

¿Cree que cada país tiene un tipo de novela negra determinada?

No me lo había preguntado nunca, pero puede ser así. Yo estoy influenciado por escritores de Estados Unidos particularmente porque es lo que más leo y he escrito la novela de la forma que pienso y escribo. Seguramente por eso Gurney piensa habla y escribe como yo. También tengo mucha influencia del inglés Reginald Hill, no sé hasta que punto eso influirá en mis personajes. Sin duda intento no influirme en nadie. Me gustan las novelas oscuras, pero también admiro las cosas elegantemente livianas.

¿Sabe que Sergi Pàmies, un autor muy conocido en Cataluña por sus obras y por su visión crítica de casi todo, dijo que no le gustaba la novela negra, pero que la suya se salvaba?

¿De verdad? No lo sabía y ¡me parece maravilloso! (Ríe)

¿Se esperaba el éxito que está tendiendo la novela?

No, ya decía que sólo quería que la leyera mi mujer. De hecho ella fue la que contactó con un agente que a la vez lo hizo con Random House en Estados Unidos y ya se ha traducido a 24 países. Estoy abrumado de las buenas críticas y de los comentarios positivos de muchos escritores que he recibido. En la editorial me dicen que no es normal que con una novela las cosas sean tan perfectas.

¿Piensa seguir escribiendo? ¿Será con David Gurney de protagonista?

Sí, de hecho tengo ya entregada la segunda novela con Gurney y he firmado para otra, o sea que se confirma que será una trilogía, después aun no he pensado qué haré. Me sentaré a pensarlo tranquilamente.

_____________________________________________________

Lee nuestra reseña