diumenge, 10 d’octubre de 2010

'En un rincón del alma', Antonia J. Corrales

En un rincón del alma
Antonia J. Corrales
Editorial Aladena
1ª edición, febrero de 2010
Género: Novela
188 páginas
ISBN: 9788492510214


En un rincón del alma no es una novela al uso. Tal vez, algunas personas la encuadren dentro de una literatura intimista, pero si yo tuviera que definirla, diría, humildemente, que es el reflejo de un estado de ánimo, de un hondo penar, tan hermoso y desgarrador como un bolero cantado por Chavela Vargas.

Para lograr esta impresión, Antonia J. Corrales lleva a cabo una argucia narrativa en forma de manuscrito autobiográfico dedicado por una hija, Jimena, hacia su madre, Felipa, donde le confiesa el amargo pesar de muchos años de ostracismo, el reproche por la falta de amor e interés materno.

Sorprende que con un inicio así (un inicio aparentemente convencional), en cuyo epicentro tenemos a un ama de casa, Jimena, la historia pueda calar tan profundamente en el lector. He reflexionado sobre ello y creo que la clave de la intensidad narrativa se desdobla en varios aspectos que son muy interesantes. Por un lado destacaría el minimalismo empleado por la autora, un minimalismo muy cercano al guión cinematográfico. De él sobresalen la parquedad en la descripción de los personajes, apenas unos esbozos que, sin embargo, los perfilan con precisión; la profundidad emocional de la protagonista, un fresco de sentimientos que conectan por su universalidad; y la enorme fuerza visual de la obra y el uso del simbolismo (en este caso, el paraguas).

Si he mencionado la conexión cinematográfica, no ha sido un detalle al azar; si se me permite el atrevimiento, incluso diría que En un rincón del alma podría ser perfectamente blanco de deseo para un director español como Pedro Almodóvar: las protagonistas femeninas son deliciosamente reconocibles y lo suficientemente extravagantes como para orbitar dentro de su propio y particular mundo, pues la historia declina de forma gradual hacia un realismo mágico, con muchos nexos en común con su trayectoria cinematográfica. A saber: el inicio dentro de un pueblo, con una anciana en un establo, Felipa; las tres protagonistas, mujeres fatales y sublimes, el poder del color rojo dentro de la obra, la violencia como desenlace de la trama, el viaje a Egipto con un amor idílico y sensual. De todas las féminas, destacaría al personaje de Remedios, profundamente almodovariano: ama de casa, con tetas de silicona y temple inglés, que, bajo mano, es capaz de la actitud más vulgar y barriobajera (“Como vuelvas a contestarme de esa manera, te juro que te corto las pelotas”).

La novela hace gala de una prosa sencilla, hermosa por esa misma sencillez, con párrafos deliciosos y capítulos memorables
(como el de la muñeca de cara de patata que te llega al corazón, o el precioso epílogo). Si tuviera que poner un “pero”, lo haría con respecto a ciertas reiteraciones y redundancias que en mi opinión lastran un poco la fluidez, o chirrían en contadas ocasiones. Pero, como digo, En un rincón del alma es una novela de puro sentimiento.

Sergio G. Ros


_______________________________________________________


A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, quizá te interese este otro)



(Clicka sobre la portada para leer más)