dilluns, 13 de setembre de 2010

'Habitación doble', Luis Magrinyà

Habitación doble
Luis Magrinyà
Editorial Anagrama
Colección: Narrativas hispánicas
1ª edición, mayo 2010
306 páginas
ISBN: 9788433972101


Tras su anterior libro, Intrusos y huéspedes, muy parecido a éste en su forma, Luis Magrinyà (Palma de Mallorca, 1960), nos cuenta varias historias que poco o nada tienen que ver una con la otra. Una especie de arriesgado acto narrativo con el que se la juega desde el primer momento y, aunque consigue salirse más o menos airoso del asunto, sobre todo por las dos últimas historias, hay que decir que el libro se nos atraganta como un polvorón a secas durante las primeras historias, que resultan tediosas. La culpa de ello es la manera de escribir de Magrinyà, utilizando comas y más comas, en frases excesivamente largas que hacen muy farragosa la lectura.

Por suerte las dos últimas historias enmarcadas en el capítulo Paisaje invernal resultan altamente refrescantes, sobre todo en este verano caluroso que hemos pasado. De todos los libros que podría haber elegido para leer en agosto fui a coger el menos indicado, ya que no creo que sea un libro para leer tirado en la playa.

La primera de las historias resulta una especie de obra de teatro, con unos diálogos chispeantes, llenos de humor. La segunda resulta un ensayo bastante documentado sobre el Carnicero de Milwaukee, en la que el autor se explaya entre la relación padre e hijo. uno de sus capítulos está compuesto por dos relatos completamente, en una primera visión, diferenciados, el problema radica en que estos relatos en muchas ocasiones no contienen, llamémosle así, un final clásico.

Cada uno de los capítulos está compuesto por dos relatos completamente diferenciados (en un principio), aunque hay que avisar al lector de que no espere unos finales clásicos. Como explica la contratapa del libro, éste es una cadena llena de eslabones, pero estos están rotos.

Seguramente los intelectuales de pro encontrarán en este libro un arriesgado salto al vacío, con una prosa complicada, compuesta por frases interminables, para el delirio de esos intelectuales, pero al resto de mortales, aquellos que lo único que buscamos en un libro es, primero, entretenimiento; segundo, una historia; y tercero, que nos enseñe o nos aporte algo a nuestro mundo, el nuevo libro de Luis Magrinyà no lo consigue en su totalidad, aunque sí en pequeñas porciones.

Salva G.