dijous, 26 d’agost de 2010

'Blanca como la nieve, roja como la sangre', Alessandro D’Avenia

Blanca como la nieve, roja como la sangre
Alessandro D’Avenia
Editorial Grijalbo

1ª edición, marzo de 2010
Género: Novela dramática
248 Páginas

ISBN: 9788425344244

Leo es un adolescente que vive su particular etapa inconformista: el instituto le parece aburrido, odia hacer los deberes y cualquier atisbo de responsabilidad, se siente incomprendido por sus padres, no sabe quién será ni qué hará en un futuro... Sin embargo, un día aparece por clase un nuevo profesor al que los alumnos apodan El Soñador, un docente que trata de tú a tú a los estudiantes y que no les marca el camino que deben seguir, sino que les permite equivocarse una y otra vez y aprender de sus errores. Este profesor consigue que jóvenes como Leo empiecen a plantearse preguntas acerca de la vida y sobre la posibilidad (o imposibilidad) de conseguir sus propios sueños.

Si algo ha tenido siempre claro Leo es que las emociones tienen sus propios colores. El azul es el color de la amistad verdadera, porque su fiel compañera, Silvia, tiene los ojos de ese color. El rojo es el color del amor y de la pasión, porque así son la sangre y también los cabellos de Beatrice, una joven un poco mayor que él de la que está secretamente enamorado. Y también está el blanco, el color que más odia el protagonista, porque simboliza la ausencia, la tristeza y la pérdida. Cuando Leo descubre que Beatrice está gravemente enferma (y que su enfermedad está relacionada con ese blanco que tanto teme) decide aprovechar al máximo el tiempo que pueda compartir con ella y descubrirle las cosas que ha ido aprendiendo sobre la vida y la muerte.

Alessandro D’Avenia es un joven profesor de 32 años que ha ambientado su primera novela entre pasillos de instituto, adolescentes con las hormonas revueltas y sueños que empiezan a definirse ya que, según ha declarado, “por mi trabajo conozco de primera mano los cambios que experimentan los chicos entre los 14 y los 18 años”. Precisamente esta historia de amor nos la explica Leo en primera persona, por lo que es fácil que su testimonio navegue entre los argumentos algo confusos de un adolescente y las vivencias propias de quién se está convirtiendo en un adulto. No obstante, en numerosas ocasiones me ha costado creerme la voz de Leo, ya que el estilo del libro es sumamente poético.

A pesar de que también hay alguna que otra situación bastante previsible como el triángulo amoroso de color rojo azulado, a grandes rasgos es una novela amena, bien escrita y que cuenta con algunos pasajes bastante emotivos. Blanca como la nieve, roja como la sangre utiliza los colores para hablarnos de la pérdida que, aunque suene paradójico, también conlleva encuentro.

Patricia Tena


_______________________________________________________

A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, quizá te interesen estos otros)



(Clicka sobre las portadas para leer más)