dimecres, 9 de juny de 2010

'Nuestro lado oscuro', Élisabeth Roudinesco

Nuestro lado oscuro: Una historia de los perversos
Élisabeth Roudinesco

Editorial Anagrama
Colección Argumentos
1ª edición, 2009
Traducción de Rosa Alapont
256 páginas
ISBN: 978-84-339-6285-0


La historiadora, ensayista y psicoanalista Élisabeth Roudinesco publica Nuestro lado oscuro: Una historia de los perversos, donde repasa las diferentes definiciones de perversión a lo largo del tiempo e insistiendo en la humanidad del gesto. Los animales no son perversos, sólo el ser humano lo es, luego la perversidad es un rasgo indefectiblemente humano. Y común.

De la Edad Media a nuestros días, la perversión pasa por la mística y la flagelación, los infames asesinatos del caballero Gilles de Rais, la búsqueda del placer de Sade, la estigmatización decimonónica de las figuras del homosexual, el niño masturbador y la mujer histérica, la barbarie nazi y la actual consideración de la perversidad como un trastorno de identidad.

En este libro vemos que es la mirada de la sociedad sobre lo perverso lo que se modifica y el estudio de esa mirada permite entender mejor la evolución de ambos, que van estrechamente ligados. Frente a la perversidad siempre encontramos la norma y la naturaleza; el equilibrio en la ecuación colocará al perverso en el cadalso o en el púlpito.

Mientras, por ejemplo, la pauta religiosa medieval propugnaba la humillación corporal como método para menospreciar el cuerpo y ensalzar el alma para acercarse a Dios, la flagelación se consideró una práctica sublimadora. En cuanto la perspectiva eclesiástica cambió (a base de excesos de celo), la flagelación se transformó en vicio. Así, entre la perversión y la virtud tan sólo existe una leve frontera que el tiempo puede hacer cruzar al ser humano. Los mundos paralelos, contraviniendo la geometría, acaban por encontrarse... y la perversión pasa de goce del mal a pasión por el bien sin dejar de ser, al fin y al cabo, una representación del desarraigo humano respecto a su autentica naturaleza. No hay más ciego que el que no quiere ver.

Same Dimanche


_______________________________________________________

A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, puede que te interesen estos otros)


(Clicka sobre las portadas para leer más)