divendres, 11 de juny de 2010

'Historias de Roma', Enric González

Historias de Roma
Enric González
Editorial: RBA
1ª edición, mayo de 2010
Género: Reportajes
123 páginas

ISBN: 978-84-9867-792-8

Olvídense de las guías de viaje, de revistas especializadas en turismo o de novelas ambientadas en cualquier ciudad del mundo. Si han decidido viajar a Londres, Nueva York o Roma, la mejor opción para conocer estas ciudades son los libros de Enric González (Barcelona, 1959).

Enric González es periodista y trabaja de corresponsal en El País. Actualmente está en Jerusalén, ciudad de la que esperamos con ansias otro pequeño gran trabajo en forma de libro como hace tras cada uno de sus pasos por otras ciudades, como son el caso de Historias de Londres (RBA, 1999), Historias de Nueva York (RBA, 2006), Historias del Calcio (RBA, 2008) y ahora las Historias de Roma (RBA, 2010), compuestas en este último caso por varios artículos aparecidos en diarios italianos durante su estancia en dicha ciudad. Y la verdad es que es un placer disfrutar de cada uno de sus libros.

Si en el tarro pequeño está la buena confitura, en este breve libro de 123 páginas se disfruta sin descanso de cada uno de los capítulos, de cada una de las anécdotas que Enric desgrana, de cada historia romana (tanto actual como de época ya que las primeras frases del libro nos trasladan a 1583, concretamente el día 13 de marzo, día en que Paolo Massimo murió, sin que Felipe Neri pudiera hacer nada por él).

Esto no es una novela. Tampoco es ficción. Esto son anécdotas contadas en primera persona, con gracia, que hacen que nos sintamos como si estuviéramos compartiendo con el autor un café en un abarrotado café de la ciudad. Pero además de todo eso, aprendemos. Sí, aprendemos historia, aprendemos a amar las ciudades, pasamos de ser un mero turista a ser un habitante más de la ciudad.

Desde la casa del poeta John Keats (1795-1821) al lado derecho de la Piazza di Spagna, actualmente convertida en el museo Keats / Shelley, hasta el Caffé San Eustachio, en la Piazza de San Eustachio, donde según el periodista preparan el mejor café del mundo (lo consiguen tostando cada mañana los granos con leña y moliéndolos sobre la enorme cafetera) y pasando, claro está, por otras zonas de la gran Roma. Sólo tengo palabras de elogio para este librito. Una auténtica delicatessen, tanto para los que no han estado nunca en Roma, como para los que nos quedamos prendados de ella.

Salva G.

_______________________________________________________

A F I N I D A D E S

(Si te interesa este libro, puede que te interese este otro)



(Clicka sobre la portada para leer más)