divendres, 20 de novembre de 2009

'El día D: La batalla de Normandía', Anthony Beevor

El día D: La batalla de Normandía
Anthony Beevor
Editorial Crítica
1ª edición, 2009
Género: Historia
704 páginas
ISBN: 978-84-9892-020-8


Como actores que aguardan entre bastidores en Europa / ya vemos la luces que iluminan el escenario / y oímos el comienzo de la colosal obertura. / A los que entremos en el momento de máximo estruendo / nos resultará difícil escuchar nuestros pensamiento, difícil valorar / hasta qué punto nuestra conducta se debe al miedo o a la furia. Keith Douglas (1920-1944). Poeta inglés.

Con esta cita empieza el libro de Anthony Beevor, un ensayo sobre una de las batallas cruciales en el devenir de la Segunda Guerra Mundial. Tras el gran éxito de ventas de Stalingrado (Crítica, 2000) y Berlín. La caída: 1945 (Crítica, 2002) y tras un laborioso trabajo de investigación consultando archivos que sus predecesores no pudieron consultar, nos describe de forma amena y dinámica la decisiva batalla del desembarco de Normandía.

En cambio, a diferencia de otros libros sobre el tema, no se centra exclusivamente en el día D, sino que va desde el día del desembarco, el 6 de junio de 1944, hasta la liberación de París el 25 de agosto del mismo año. A los preparativos de la invasión le dedica pocas páginas, habla sobre todo de las operaciones de distracción para que los alemanes pensaran que la invasión iba a tener lugar en el paso de Calais y sobre la utilización de tanques hinchables y aviones de cartón piedra para un hipotético ejército americano a las ordenes del general Patton. Pero también del trabajo de los agentes dobles, como el catalán Juan Pujol, cuyo nombre en clave era Garbo; del temor que tenía el comandante en jefe de la fuerza expedicionaria aliada, el general Eisenhower, a que la operación fuera un fiasco, teniendo en cuenta que la Unión Soviética llevaba tiempo exigiendo la apertura de un frente occidental en Europa; del ataque de las fuerzas aerotransportadas y del desembarco en las playas, describiendo con una explicación precisa, sin dar gran cantidad de datos técnicos, la determinación y valentía de los miles de hombre que dieron sus vidas por la libertad.

Uno de los episodios destacables del libro es el enfrentamiento que hubo entre los mandos de ambos contendientes. En el bando aliado cabe matizar la enorme paciencia que tuvo Eisenhower con Montgomery, ya que desesperaba a todo el mundo por su falta de decisión y exceso de prudencia a la hora de emprender algunas operaciones.

Un personaje que tampoco queda muy bien parado por parte de Eisenhower en el libro es el general De Gaulle, pues nunca llego a admitir la gran ayuda aliada en la liberación de Francia: “De Gaulle era tan peculiar que si escribiera un libro de historia de Francia, omitiría la batalla de Waterloo”.

Este es un libro muy recomendable para los interesados en la Segunda Guerra Mundial. Aporta nuevos puntos de vista sobre la batalla de Normandía, una batalla que abría un nuevo camino en la liberación de Europa y en el fin del régimen nazi. Aunque como dijo el duque de Wellington: "Después de una batalla perdida, la mayor de las miserias es una batalla ganada".

Félix O. P.