dilluns, 2 de novembre de 2009

'Burlando a la Parca', Josh Bazell

Burlando a la Parca / Esquivant la mort
Josh Bazell
Editorial Anagrama / Bromera
1ª edición, septiembre de 2009
320 pgs / 288 pgs
ISBN: 978-84-339-7512-6 (cast.)
ISBN: 978-84-9824-416-8 (cat.)


“Todas las partes de este libro, excepto el presente párrafo, los agradecimientos y la dedicatoria, son ficticias. Incluso el epígrafe es ficción. Creer lo contrario, sobre todo en lo que se refiere a la información médica, sería muy desaconsejable”. Con esta advertencia cierra su primera novela Josh Bazell. Y habiéndola leído, mejor dicho, devorado, no me extraña nada. Si la sanidad en Estados Unidos es tal y como él la describe, me alegro de no ser americano. Dice Bazell que Sanidad privada es un oxímoron: o es privada o es sanidad. Perlas como estas nos encontramos a lo largo de todo el libro, casi todas ellas a través de notas a pie de página, en las que el autor refleja de una manera realista la manera de actuar de los médicos (aunque también arremete contra la mafia y, en realidad, no deja títere con cabeza).

Expliquémonos. Peter Brown, protagonista del libro y quien está intentando burlar a la Parca, es un exasesino a sueldo acogido a un programa de protección de testigos. Rehace su vida como médico en el Manhattan Catholic, donde se encuentra un día con un excolega, Nicholas Lo Brutto, el cuál le reconoce. Lógicamente, esto hace que nuestro protagonista se vea de nuevo envuelto en acciones nada recomendables.

Con esta premisa, Bazell consigue uno de los mejores libros de este año, con muchos puntos para convertirse en la revelación del 2009. Dicen los entendidos que es un cruce entre Los Soprano, famosa serie de televisión que retrata una familia mafiosa, y House, otra no menos famosa serie donde un médico déspota, machista, malhablado, malcarado, pero con un corazón enorme, escupe barbaridades a diestro y siniestro. Podría estar de acuerdo en ello, pero con ciertas puntualizaciones.

Primera. Lo único que Gregory House hace es decir la verdad, siempre, y eso casi siempre duele (por eso es descarado). Y sí, Peter Brown, el protagonista de ésta trepidante, ágil, adictiva, tensa y violenta novela también lo es. Pero sólo con quien se lo merece.

Segunda. Los Soprano ganan dinero con sus trapicheos. Peter Brown no. Lo que hace lo hace, primero por rencor y después por subsistencia. El clan de Los Soprano viven de la violencia gratuita.

Y tercera y última. Estamos ante una biografía ficticia. El libro no es más que la vida de Peter Brown, contada eso sí, en ¡un solo día!, desde que sale una mañana de su casa hacia su puesto de trabajo, hasta esa misma noche cuando despierta en una de las habitaciones del hospital. El protagonista narra de primera mano la realidad de la sanidad americana, la vida en la mafia e infinidad de pequeños golpes certeros y en ocasiones mortales explicados con la mayor frialdad posible.

Sin duda, tanto los seguidores de los trapicheos de la mafia (como un servidor), como los amantes del Dr. House están de enhorabuena con este libro. Pero también todos aquellos a los que el mundo les llama bordes encontrarán en Peter Brown su alma gemela.

Por cierto, anuncio a todos los fans de Josh Bazell y de su posible alter ego Peter Brown, que aparecerán al menos dos libros más de este personaje médico/asesino. De momento, esta primera es sencillamente deliciosa.

Salva G.

1 comentari:

Mermaid ha dit...

Totalmente de acuerdo, brillante y deliciosa.