dijous, 22 d’octubre de 2009

'Nadie lo ha visto', Mari Jungstedt

Nadie lo ha visto
Mari Jungstedt
Editorial Maeva
1ª edición, 2009
264 páginas
ISBN: 9788496748835

Todo parece placentero en la idílica isla de Gotland, al comienzo de la temporada estival. Un grupo de amigos se reúne en casa de Helena para celebrar como cada año la llegada del verano. La mezcla de música, alcohol, baile y celos forman un cóctel explosivo que dinamita la fiesta de forma inesperada, con una pelea entre Helena y su marido, Per, debido a la actitud de la mujer hacia su amigo Kristian. A la mañana siguiente, todavía con resaca, Helena saca a su perro a pasear por la playa cercana a su domicilio. No podía imaginar que un asesino se ocultaba en la niebla…

La autora, buena conocedora del entorno socio-geográfico donde se desarrolla la trama, teje una narración que no deja indiferente a nadie. Con la inestimable ayuda de sus años como periodista, sabe darle a la historia un toque particular. Gracias a ello podemos entender mejor el trabajo del reportero Johan, que en una dualidad de amor-odio en su relación con la policía irá desenredando la madeja hasta alcanzar el hilo principal, ese que les llevará directamente al asesino.

En este libro aparece un recurso utilizado a veces en otro tipo de historias, pero que aquí nos ayuda a situar el contexto de la trama y aclara algunas dudas. Aparecen interludios con los procesos de pensamiento del asesino, utilizando dicho recurso con garantías para revelar gradualmente información sobre los motivos del criminal y poder construir un motivo creíble sobre los traumas de su infancia.

La historia se debate entre dos mundos radicalmente opuestos: la lógica deductiva y la racionalidad de la investigación policial y la visión desde la mente del asesino, cuya motivación se nos muestra con profundas e intrincadas raíces en su pasado. La autora da un ligero toque macabro a la narración, debido a la aparición de temas como el animal mutilado, el ensañamiento del criminal con las víctimas o el fetichismo de la sangre y la ropa interior en la boca.

Se nos muestra también la isla como una comunidad cerrada, donde unos hechos tan increíbles turban su placentera vida. Los habitantes temen por sus vidas e incluso tienen miedo de salir a la calle o llevar una existencia normal. Nos narra de forma magistral las relaciones entre los personajes y Gotland aparece como un personaje más de la trama, ya que gran parte de lo que ocurre es debido a la especial idiosincrasia de la isla.

La autora nos muestra en toda su crudeza los temores racionales e irracionales de los personajes: el amor, el odio, los celos, los problemas con la pareja o los hijos, el aburrimiento marital o existencial y demás historias cotidianas que parecen no tener cabida en una sociedad tan supuestamente perfecta.

Mari Jungsted ha creado una trama absorbente, que engancha al lector y le conduce por los caminos que ella pretende, hasta el momento final. Es su primera novela, pero en ella no adolece de los errores de otros escritores noveles, ya que la trama se maneja con cuidado y habilidad, hilvanando una atmósfera sobrecogedora y dibujando unos personajes muy bien perfilados. Controla en todo momento el ritmo de la obra, expresando la escalofriante realidad sin tapujos y dándole credibilidad a los personajes y a las situaciones desarrolladas.

Armando Rodera