dimarts, 13 d’octubre de 2009

'Mapa de los sonidos de Tokio', Isabel Coixet

Mapa de los sonidos de Tokio
Isabel Coixet
Tusquets Editores
1ª edición, 2009
Género: Narrativa
119 páginas
ISBN: 978-84-8383-171-7

Mapa de los sonidos de Tokio, el libro, representa, fielmente, la película de Isabel Coixet (Barcelona, 1962). No estamos hablando del guión propiamente dicho, pero sí lo más parecido a ello.

Tal vez la única diferencia entre la película y el libro sea su rapidez. Mientras que la película es de imagen lenta, sobria y pesada, el libro es ágil, rápido y digerible. La filmografía de Coixet es conocida por su lentitud en las escenas, deudora tanto del cine del autor de Rashomon, como de la literatura de Haruki Murakami, el escritor japonés con más proyección internacional actualmente.

Poco se puede explicar de este libro, si ya se ha visto la película. Si no es así, podríamos decir que una tercera persona nos explica la vida de varios personajes entrelazados por un nexo común. Personajes que aun viviendo en una gran urbe como es Tokio no dejan de ser almas atormentadas, personas solitarias y con miedo a quedarse, literalmente solas en su vida.

Todo empieza con la muerte de la hija del señor Nagara, un alto director de empresa japonesa que en una comida de empresa se entera que su hija, su única hija, se acaba de suicidar. A partir de ahí, su ayudante y mano derecha pagará a una asesina a sueldo para que mate al novio de la joven, puesto que su jefe piensa que es el culpable de su suicidio. Ambos son almas destrozadas. Ambos tienen un pasado que quieren olvidar y luchan con todas sus fuerzas por ello. En realidad sólo encuentro una palabra para describir esto: sobrevivir.

Sinceramente, el libro me pareció mucho mejor que la película. Sé que una imagen vale más que mil palabras pero en este caso la fluidez con que Coixet explica los acontecimientos, sus detalles, rápidos pero concisos, de los lugares donde se lleva a cabo la historia, hace de éste libro algo mucho más entretenido que la película. Además, las escenas de sexo en el libro, dejan mucho a la imaginación del lector, cosa que en la película se nos mostraban mucho más crudas. Sin llevar por supuesto a la pornografía, claro.

En fin, si nunca han visto una película de Coixet, ésta podría ser una buena manera de empezar a entrar en su particular mundo, para luego dar el salto y degustar cintas como Cosas que nunca te dije (1996) o La vida secreta de las palabras (2005).

Salva G