dimecres, 14 d’octubre de 2009

Entrevista con Raquel Franco

Ocho años de silencio es la primera novela de Raquel Franco, obra que nos gustó mucho por su frescura; por sus gotas de humor a la hora de explicar una historia que podríamos calificar como drama; por su prosa, siempre directa, explicando exactamente lo necesario para que la historia vaya fluyendo; y, por supuesto, por ese final que nos hace reflexionar tanto. A los pocos días de que en Llegir en cas d’incendi publicáramos la reseña, las visitas a esa entrada se dispararon. Este hecho y los comentarios que nos han llegado de los lectores, nos han animado a charlar con la autora para presentaros ahora esta entrevista. Seguimos pues con Raquel Franco…

Salva G. Barcelona

¿Qué tiene de autobiográfico el libro?

La historia de Ocho años de silencio no es autobiográfica. Sin embargo, uno de los temas que quería explorar al escribirla era el de la educación y como lo que vemos u oímos de niños acaba marcando nuestra personalidad. Es un rasgo que comparten todos personajes de la novela y yo también. Como en su caso, puedo reconocer en mí los ideales, las creencias y la forma de sentir la vida heredada de mis padres y mis abuelos.

En la nota de agradecimientos aparecen sus abuelos Sagrario y Pablo. ¿Qué le debe el libro a ellos?

Muchísimo. Todos los años, en verano, mis abuelos acogían a sus nietos (y éramos seis) en una casa que tenían en la montaña. Y todas las noches, los seis nos pasábamos horas escuchando con atención sus historias. Nos hablaban de la guerra, de la posguerra… pero también del día a día de la gente del pueblo. Eran anécdotas que, aunque fueran trágicas, ellos conseguían explicar con mucha gracia. Y nosotros, los seis nietos, les mirábamos embobados y tronchándonos de risa. Siempre queríamos más y aunque ellos continuasen, siempre nos sabían a poco.

Y acabó siendo escritora...

Cuando comencé a escribir Ocho años de silencio quise recuperar aquellas historias pero mi abuelo ya no estaba para explicármelas así que tuve que conformarme con el recuerdo de las sensaciones que me producía el escucharlas y el recuerdo de lo que yo imaginaba mientras ellos hablaban. Sin ellos, sin la forma tan particular que tuvieron de relatarnos aquellos años, este libro no existiría.

¿Piensa seguir contando en obras posteriores la historia de los habitantes de Arquía de la Millación?

La verdad es que no se me había ocurrido… Creo que por ahora no, estoy escribiendo una novela completamente distinta, aunque en el futuro nunca se sabe...

Su forma de escribir, entre el cuento y la fábula, hace que en muchas ocasiones sonriamos mientras avanzamos en la lectura. Incluso personalmente el humor con el que salpica su historia me recuerda a Eduardo Mendoza.

Para mí era importante crear un ambiente, una musicalidad en la lectura que, como dice, tanto por el lenguaje utilizado como por la construcción de las frases, puede recordar a una fábula. El incluir situaciones cómicas me permitía poder explicar una situación muy trágica sin que la novela resultara aburrida y sin necesidad de dulcificar la propia historia.

La historia tiene de telón de fondo la brutal Guerra Civil Española, incluso los famosos ocho años de silencio del título vienen dados por un trágico suceso. ¿Ocurrió este hecho de verdad?

Existieron niños robados o perdidos, como los de Arquía, y, aunque no he podido hablar con ninguno de ellos, he leído y visto documentales en los que hablan de su experiencia y que me han servido de inspiración para la novela.

¿Podríamos decir que esta es una novela coral? La cantidad de habitantes de Arquilla de la Millación que conocemos es digna de mención...

Sí, estoy de acuerdo, es una novela coral. Es más, creo que no sólo los habitantes de Arquía en sí mismos considerados, son protagonistas de la novela, sino que el propio pueblo como tal, es el co-protagonista de la historia.

Durante la novela, además de conocer los hechos que acaecen en tiempo real, nos desvela las claves para conocer la historia futura de varios de los personajes. ¿Qué quería conseguir con eso? ¿Quizá evitar una posible segunda parte que, como muestra la historia, nunca fueron buenas?

(Risas). No, no pensé en evitar una segunda parte… A lo largo de la novela se producen saltos en el tiempo, tanto hacia el pasado como hacia el futuro. Me interesaba explicar qué había sucedido en la vida de estos personajes para que actuaran como lo hacían y cómo lo que estaban viviendo, les iba a influir en el futuro.

¿Es el trasfondo de la Guerra Civil Española tan solo una excusa para situar la novela o, por el contrario, sin dicha guerra no hubiera sido posible la historia?

Siempre quise escribir una novela que tuviera como trasfondo la Guerra Civil y la posguerra y cuando se me ocurrió esta historia pensé que si la situaba en ese periodo ganaría verosimilitud. Así que, al principio, sí que pudo ser una excusa. Sin embargo, ninguno de los elementos que introduces en una novela es estático sino que acaba afectando a la propia historia. Estoy segura que la novela habría sido totalmente diferente en otra situación.

Imaginamos que aunque Arquía de la Millación es un pueblo de nombre, inventado, debe existir algún pueblo del que tomó inspiración para la novela. ¿Puede decirnos de dónde son los protagonistas reales de su libro?

Sinceramente, Arquía de la Millación no sólo no existe como tal sino que tampoco se corresponde con ningún pueblo real o al menos yo no lo conozco. Arquía responde, más o menos, al pueblo en el que, de niña, yo situaba las historias que me contaban mis abuelos. Pero hace poco fui a los lugares reales, como El Campillo, Paterna del Campo, La Palma del Condado, y no se parecen a Arquía.

La novela nos ha gustado y la reseña publicada ha recibido comentarios de entusiamo además de muchas visitas. ¿Quiere decir algo a sus lectores?

Muchísimas gracias por los comentarios, por el interés por mi novela y por haberme brindado la oportunidad de hablar de ella. A los lectores decirles que espero que les guste Ocho años de silencio y que, aunque ahora no puedo hablar mucho de la novela para no desvelar las sorpresas que esconde, espero que, una vez la hayan leído podamos comentarla juntos. Una de las iniciativas de la editorial que la publica (Editorial Viceversa) es organizar charlas entre los autores y los lectores y estoy deseando que llegue ese momento…

3 comentaris:

Anònim ha dit...

Que buena pinta esta novela!

Anònim ha dit...

Ya la leí. :)
Muy bien escrita, entretenida y con gancho!!

Hong Kong Blues ha dit...

Sinceramente, una novela y una autora maravillosas. E imprescindibles.