dijous, 22 d’octubre de 2009

'1969', Jerónimo Tristante

1969
Jerónimo Tristante
Editorial Maeva
1ª edición, 2009
Género: Novela negra
320 páginas
ISBN: 978-84-96748-95-8


En esta novela de misterio, donde la trama principal es una investigación policíaca, Jerónimo Tristante nos sorprende con una original historia donde nada es lo que parece y lo que resulta más evidente a ojos vista termina por sorprender al lector más avezado al no cumplirse las premisas previstas.

La sinopsis de la obra ya invita a sumergirse en las páginas de la novela sin más dilaciones. El protagonista es Julio Alsina, un policía alcohólico que después de sufrir el abandono de su mujer cae en un pozo sin fondo. Un perdedor, el hazmerreír de sus colegas y convecinos, al que un inesperado suceso acaecido durante la Nochebuena de 1968 permite enderezar el rumbo perdido durante tantos años.

Una joven se ha arrojado desde el campanario de la catedral y la investigación recae en nuestro protagonista, que se encontraba de guardia aquella noche. El aparente suicidio es el hilo del que empieza a tirar Alsina, encontrándose con más de una sorpresa en el camino. Ayudado por su vecina Rosa Gil, integrante de la Sección Femenina, deberá enfrentarse a numerosos misterios mientras sentimientos largamente olvidados empiezan a anidar en su corazón.

La trama nos llevará de Murcia a La Tercia, pequeña localidad donde otros hechos extraños tienen lugar: desapariciones, un posible asesinato, curas en procesiones de rogativa, ufólogos perdidos e incluso unos supuestos ángeles blancos vistos por algún vecino. Todo tiene su motivo y Alsina deberá no sólo enfrentarse a sus superiores, sino también intentar esclarecer lo que realmente oculta esa pedanía perdida de la mano de Dios.

Los protagonistas deberán desentrañar la madeja para intentar averiguar si algo paranormal sucede en la zona o si realmente un asesino anda suelto por la región. Es la oportunidad que Alsina necesita para reinventarse a sí mismo, ya que sólo al enfrentarse a su primer caso de verdad en años consigue superar sus propios miedos, esos que le tenían muerto en vida, echando a perder una carrera prometedora. La investigación le permite dejar de beber, sentirse importante y darse cuenta de lo que realmente merece la pena.

El autor nos introduce de lleno en la historia, con unos personajes tan reales que casi podemos tocarlos con los dedos. Alsina no es el típico antihéroe pasado de rosca, que está de vuelta de todo. Es un policía competente que se ve envuelto en una vorágine sin sentido contra la que debe luchar con todas sus fuerzas, a riesgo de perder por el camino otras cosas que realmente le importan. El lector se pone de su parte enseguida, leyendo con interés sus aventuras, intentando insuflarle ánimos a través de las páginas, ya que queremos que llegue felizmente a su destino.

La convicción en lo que uno hace, la fe inquebrantable en la verdad, el amor ante la adversidad, la amistad incondicional, la traición, los celos y el miedo ante lo desconocido se nos muestran como parte integrante de la trama, con todas sus consecuencias. Narrado con agilidad, el autor cambia de registro en una apasionante novela que nos deja con un gran sabor de boca, sólo con la pena de haber devorado sus más de trescientas páginas en un tiempo record, ya que uno no pude dejar de leer la obra hasta que conocemos el gran final preparado por su creador.

Armando Rodera

1 comentari:

Anònim ha dit...

MUY BUENO, OK, JERONIMO.