diumenge, 13 de setembre de 2009

'La solitud de Patrícia', Carles Quílez

La solitud de Patrícia
Carles Quílez
Editorial La Magrana
1ª edición, 2009
Género: Novela negra
192 páginas
ISBN: 9788498675634

Es el propio Carles Quílez (Barcelona, 1966) quien en una nota nos da las claves para entender esta opresora y angustiosa historia basada en personajes y hechos reales, que el mismo autor conoció de primera mano, por su condición de periodista de crónica negra. Suponemos, para empezar, que Patrícia Bucana, la heroína de esta novela, es un alter ego del propio Carles Quílez, ya que como bien explica en esa primera nota, "he modificado fechas, nombres y he añadido elementos ficticios, así como la supresión de algunos pasajes reales con el único objetivo de hacer más creíble el contenido de la trama". Como bien reza el dicho, la realidad supera la ficción.

La novela empieza el 20 de abril de 2002 y acaba el 16 de junio del mismo año. En ese breve espacio de tiempo se desarrollan los hechos con una celeridad digna de la mejor película de cine negro. Vemos reflejado los problemas personales y profesionales de la periodista Patrícia Bucana, así como toda la gente que le rodea, desde su compañera de trabajo en la redacción, su jefe, su madre, y algún miembro de las fuerzas de seguridad de este país que es tan pequeño.

La trama es sencilla: dos individuos de nacionalidad francesa han sido detenidos cerca de Barcelona con un poderoso y sofisticado armamento, con el cual, presumiblemente, se disponían a cometer un magnicidio. Paralelamente, en pleno barrio de Les Corts en Barcelona, un peligroso violador y asesino de prostitutas actúa en las inmediaciones del Camp Nou, llevando a los Mossos, la policía autonómica de Catalunya, de cabeza con el caso, y será una pieza clave en este rompecabezas.

Tras su lectura, ciertas dudas nos asaltan. Temas de prensa, jueces, abogados, médicos, fuerzas de seguridad, sumarios judiciales... Todo en esta vida tiene una sombra y este libro alumbra muchas de ellas, dejándolas a pleno sol.

Excelente novela por parte de Carles Quílez, donde refleja perfectamente la soledad del individuo, en este caso reflejada en la persona de Patrícia, una periodista incisiva, íntegra, joven, pero de la vieja escuela, aquella que vive la noticia, como su jefe, que le da las gracias personalmente, por haberle involucrado en un caso como éste. Necesitaba esa acción, ponerse la casaca de guerra y salir al campo, a conseguir, si no ganar la guerra, sí unas pocas batallas.

Lo dicho, maravillosa novela con toques de realidad, que mantiene en suspenso al lector desde el primer hasta el último momento de la trama.

Salva G.