dijous, 24 de setembre de 2009

'En el café de la juventud perdida', Patrick Modiano

En el café de la juventud perdida (cast.)
En el cafè de la juventut perduda (cat.)
Patrick Modiano
Editoriales: Anagrama (cast.) / Proa (cat.)
1ª edición, 2008
136 páginas
ISBN: 978-84-339-7486-0 (cast.)
ISBN: 978-84-8437-416-9 (cat.)

Modiano nos pinta un retazo del París bohemio, el de los cafés donde se reunían los artistas para esas extensas charlas que se alargaban hasta altas horas de la madrugada. Uno de los personajes, el que abre el libro, busca en el diccionario la palabra bohemio: "persona que lleva una vida de vagabundeo, sin normas ni preocupación por la mañana".

La prosa es elegante, luminosa y cautiva desde la primera página del libro. Queremos saber que sucedió con Louki, eje central de la novela, una chica, hija de una trabajadora del famoso Moulin Rouge parisino que tiene una desazón en la vida difícil de entender para los cuatro personajes que explican sus aventuras con ella.

Podríamos hablar de una novela de misterio, al fin y al cabo, la vida de Louki es un completo misterio, hasta que los verdaderos protagonistas, los que nos explican la historia van enseñándonos fragmentos de una vida triste, de una juventud perdida, como bien reza el título de la obra. En realidad, es un una novela de amores perdidos, tiempos pasados y memoria, mucha memoria, los personajes viven enganchados a sus vivencias al lado de Louki.

Hay que decir que las historias que nos explican estos cuatro personajes, de estatus distintos en la sociedad de los años 60 en París, nos deja algo extrañados, esperamos más de ellos, incluso cuando conocemos el desenlace del libro, la verdadera historia de Louki, se nos hace difícil entender la gran unión que hay entre los personajes. Las escasas 130 páginas nos dejan con la miel en los labios.

Salva G.

1 comentari:

Anònim ha dit...

A mi me ha gustado que sea breve, que esté bien contada, el juego de narradores y deambular literariamente por el París de los 60 (auténtica co-protagonista del libro), ahora bien, la historia es bastante rarita en fondo y forma y puede desconcertar a lectores convencionales que busquen tramás más precisas y menos fragmentarias. Es un libro amargo.

Javier Cercas Rueda