divendres, 18 de setembre de 2009

El hombre que retrató a Lisbeth Salander

El autor de las portadas de 'Millenium' de Stieg Larsson expone en Barcelona

A pesar de haber expuesto en galerías, museos y centros culturales de diferentes países, a Gino Rubert se le conoce gracias a su trabajo como ilustrador de las portadas de la trilogía de Stieg Larsson. Esa mujer lánguida, de mirada inquietante y con cuerpo casi de títere, no pasó desapercibida en las retinas de los lectores, provocando que muchos se acercaran por primera vez debido al magnetismo de la portada.

Ayer, el artista mexicano-catalán inauguró su nueva exposición Irma lentamente en la Galería Senda de Barcelona (Consell de Cent, 337), que permanecerá abierta al público hasta el 24 de octubre.

La muestra se compone por más de una docena de cuadros que combinan el collage hecho con dibujos, acuarelas, fotografías, plásticos y cabello, entre otros materiales. Al igual que en las portadas que le han catapultado a la fama absoluta, contrastan las tonalidades grises de los cuerpos de las féminas con los colores vivos utilizados para resaltar sus ojos, labios y uñas. Las figuras masculinas aparecen siempre en segundo plano y, según destaca el propio autor- que también aparece como personaje en su propia obra-, sus expresiones nos dicen que se sienten felizmente dominados por la mujer. Interpretación que no debió quedar demasiado clara entre algunos críticos, que tacharon la obra de misógina. El artista, con sentido del humor, subrayó que el caprichoso destino quiso que el empujón definitivo a su carrera se lo diera, precisamente, un libro que se titula Los hombres que no amaban a las mujeres.


Ante más de una treintena de asistentes, Gino Rubert explicó cómo gracias a su trabajo como ilustrador de la edición que Círculo de Lectores y Galaxia Gutenberg hicieron de Salomé (Oscar Wilde), la editorial Destino pensó en su mano e imaginación para decorar las portadas de la célebre trilogía Millenium. El artista, que no creó expresamente las portadas para la ocasión sino que prefirió recuperar antiguos trabajos, destacó con humildad que tanto la edición castellana como la catalana tienen un impacto visual que no se encuentra en otras ediciones extranjeras. “La alemana no me gustó porque creo que se escogieron los colores erróneamente. La inglesa está bien, pero es demasiado convencional, ya que aparece una chica de espaldas con un tatuaje de un dragón”.

El público hizo hincapié en que él había sabido plasmar a la perfección la ambigua personalidad de la protagonista femenina del libro. Una opinión que él comparte a medias. “Me sorprende porque Larsson habla de Lisbeth como una chica muy joven, de aspecto aniñado: con poco pecho, pelo corto y rodeada de piercings y tatuajes. La mujer que yo presento no coincide en absoluto con esta descripción, pero aún así, yo también creo que tienen mucho en común”.

Gracias a la exposición Irma lentamente, los asistentes descubrirán que hay vida más allá de Larsson y que, de hecho, las portadas no son, ni de lejos, las mejores creaciones de Gino Rubert. Aunque sí encontrarán elementos y patrones comunes. “No me gustan las obras que te enseñan algo y no dejan lugar a la imaginación. Yo apuesto por dejar puertas abiertas.. Para mí, una pintura funciona cuando sugiere, no cuando explica. Lo ideal es que guste pero también que moleste, igual que cuando uno está enamorado”. No es de extrañar, pues, que el rostro de la chica de las portadas - que aparece en muchos cuadros más- sea un antiguo amor del artista. Aunque para la mayoría siempre será Lisbeth Salander: hacker, víctima y verdugo y eterna enamorada de Kalle Blomkvist de los cojones.

Ficha de la exposición:

Irma lentamente, Gino Rubert
Hasta el 24 de octubre de 2009
De martes a viernes de 10.30 a 14 h y de 16 a 20 h
Sábados de 11 a 14 h y de 17 a 20.30 h
Recordamos que la entrada a las galerías de arte es gratuita
Más información en: http://www.ginorubert.com/ y http://www.galeriasenda.com/

Patricia Tena